MÉXICO LIBERA LA VENTA DE PRODUCTOS BASADOS EN EL CANNABIS

México vuelve a dar un paso significativo hacia la liberación del cannabis de su prohibición histórica, con un movimiento que, aseguran las autoridades, es independiente de la reciente propuesta de regulación que el equipo del presidente electo López Obrador presentó al Congreso. Se trata de la liberación por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), máxima autoridad de regulación sanitaria en México, de los primeros productos basados en el cannabis.

Julio Sánchez y Tépoz, titular de COFEPRIS, anunció ayer en rueda de prensa la medida, presentando los 38 productos que por el momento han superado los requisitos establecidos por el organismo gubernamental. Calificó también este día como “histórico”, al comenzar de esta forma, y con “base científica”, el fin de casi un siglo prohibicionismo.

Límite en la concentración de THC

El principal constituyente activo de los productos autorizados es el CBD y, en caso de contener THC, principal cannabinoide psicoactivo de la planta, este no debe sobrepasar el 1% de concentración para cumplir con los requisitos. 21 son suplementos alimenticios, nueve son cosméticos, seis son alimentos y dos materias primas. Estos productos corresponden a cuatro compañías mexicanas: CBD Life, CBD Science, Endo Natural Labs y Farmacias Magistrales; otras dos son estadounidenses: Med Mex y Aceites Orgánicos de América; y una es española: Finat México.

En el caso de medicamentos, podrán contener una concentración mayor de THC, pero por el momento no hay solicitudes presentadas. “Cuando se tenga la primera solicitud tendrá que cumplir con los lineamientos estrictamente y su uso será controlado”, explicaba al respecto Sánchez y Tépoz.

Regular el uso lúdico e informar a la población

También se refirió al uso lúdico del cannabis, celebrando la iniciativa que la senadora Olga Sánchez Cordero, futura ministra de gobernación, ha puesto en marcha para tal efecto. “Debe existir una regulación avanzada e integral que comprenda diferentes usos, pero particularmente el uso lúdico”. Sánchez y Tépoz también puntualizó que los productos aprobados no tienen relación con este uso lúdico debido a sus características, y planea, a través de su organismo gubernamental, la elaboración de campañas informativas para explicar a la población las características de los productos de CBD y su ausencia de efectos psicoactivos.

En este sentido, destaca la falta de información general que existe sobre la planta debido a su estigmatización: “Las generaciones han vivido con un estigma del uso de la planta; todavía en algunos sectores no se tiene conocimiento de la planta y desde el punto de vista regulatorio hemos identificado que existe mucha información que es necesario conocer y transmitir”.

México parece estar haciendo los esfuerzos adecuados para sumarse al grupo de cabeza de naciones que están saldando la deuda histórica con la planta, consciente de que, dada la inevitabilidad de su liberación, según la tendencia que se está observando en el mundo, conviene hacerlo más pronto que tarde, y beneficiarse también así de oportunidades de un mercado que no para de crecer. Se estima que para 2023 el mercado global de cannabis mueva 65 mil millones de dólares.

Deja un comentario