LOS EFECTOS DE LA MÚSICA EN LOS ANIMALES

EL REGGAE MÚSICA PREDILECTA DE LOS ANIMALES 🙂

La música no solo influencia a los humanos, representa también un factor muy importante y peculiar en el comportamiento de los animales.

Se han realizado estudios con el afán de averiguar si realmente la música puede beneficiar a la salud de animales. Es por ello, que la Musicoterapia comienza a abrir su campo de acción a otros reinos además del humano.

A nivel físico, la musicoterapia ayuda a reducir el ritmo cardíaco y a ralentizar la respiración, por lo que es recomendable y saludable para aquellas mascotas convalecientes de alguna operación o enfermos.

Además, mejora el sistema inmunológico del animal, que, tendrá menos posibilidades de caer enfermos. Eleva el nivel de endorfinas, mejorando su humor. También se puede emplear en perros y gatos hiperactivos y miedosos.

En estos casos lo mejor es combinar la musicoterapia con otras actividades que resulten relajantes y liberadoras para el animal, como el juego, la danza, los masajes, entre otros.

Un psicólogo de animales en la Universidad de Wisconsin-Madison llamado Charles Snowden,  dice haber descubierto que los animales poseen un ritmo diferente al humano. Disfrutan de lo que él llama «Música específica de la especie»: melodías especialmente diseñadas con tonos y ritmos que son familiares a su especie particular.

Con rangos vocales y ritmos cardíacos muy diferentes a los nuestros, los animales no disfrutan igual que nosotros de las canciones adaptadas a nuestras capacidades. Los estudios demuestran que los animales, por lo general, responden a la música humana con una total falta de interés.

En 2009, Snowden realizó un experimento junto a una violonchelista de la Orquesta Sinfónica Nacional, compusieron dos canciones para monos tití de las selvas centroamericanas, que en su forma y estructura eran símiles a las que emitían los monos para alertar peligro, o los que emitían cuando se sentían seguros, las elaboraron con vocalizaciones, tres octavas más altas que las nuestras y ritmos de corazón el doble de rápido. Las canciones suenan estridentes y desagradables para nosotros, pero parece ser música para los oídos de los monos. La canción inspirada en los tonos de monos excitados y un tempo rápido provocó que los tamarinos estuviesen visiblemente agitados y activos. Por el contrario, se calmaron y se volvieron inusualmente sociales en respuesta a una «balada tití», que incorporaba tonos de monos alegres y un tempo más lento.

No obstante, existen casos en que la música compuesta para humanos influye de alguna manera al comportamiento de los animales.

En el año 1909 el The New York Times, publicó un artículo titulado “Los efectos de la música sobre Animales del Zoo”, en el que se hablaba sobre los efectos de la música en todo tipo de especies del Zoológico de Bronx, nombrando reptiles, primates, aves, elefantes y leones al tiempo que se formulaba la pregunta: ¿los animales podrán apreciar la música? En la experiencia, se notó que los orangutanes respondían con un claro agrado a piezas de Caruso y que además eran capaces de mover su cuerpo siguiendo los compases al ritmo de un swing.

En otros animales como en camellos, también parecía haber una sensación de agrado, los animales estiraban su cuello y se acercaban a la fuente del sonido. Por otra parte, caninos como coyotes y lobos se mostraban asustados e intranquilos ante las mismas reproducciones.

Otro claro ejemplo es que algunas vacas incrementan su producción láctea escuchando “Las cuatro estaciones” de Vivaldi.

Experimentos semejantes que también fueron realizados con vacas y cerdos, demostraban que la producción de leche era mayor y que los animales engordaban más rápidamente escuchando a Beethoven y Mozart. Sin embargo, cuando escuchan Wagner o música jazz,  disminuye la producción de leche.

Las investigaciones concluyeron que el causante de ello era el ritmo, no la melodía, lo que provocaba dichos efectos.

Se ha podido demostrar que hay música que estresa a los animales y por el contrario hay música que los relaja y calma.

En un centro de estudios en Illinois se ha demostrado que el rendimiento de las vacas disminuía o era nulo cerca de los aeropuertos o por donde pasan habitualmente aviones, a causa de los ruidos.

En el caso de los animales domésticos, como perros o gatos, la investigación conducida por Deborah Wells, psicóloga de la Universidad Queen, en Belfast; muestra que los perros pueden discernir entre los diferentes géneros de la música humana.

«Nuestra investigación ha demostrado que los perros se comportan de manera diferente en respuesta a diferentes tipos de música, por ejemplo, mostrando comportamientos más sugestivos de relajación en respuesta a la música clásica y comportamientos más sugestivos de agitación en respuesta a la música heavy metal»

Música que se comercializa para animales domésticos

El mercado nos presenta diferentes composiciones que son especialmente diseñadas para perros y gatos, uno de los más destacados productos es el llamado The PANDO EFFECT™

Félix Pando es un músico estadounidense que ha adaptado música de conocidos compositores clásicos para perros y gatos, ofreciendo una música relajante que emiten instrumentos cuyos sonidos y frecuencias son particularmente atractivos para ellos. Su música también incorpora efectos especiales de sonido, como el sonido de los pajaritos, maullidos, ladridos, que pueden escucharse de forma armoniosa, ayudando a crear un ambiente menos ansioso.

El álbum recopila sonidos familiares y efectos sonoros que recrean la ilusión de que su mascota no está sola en casa, ayudando a reducir y aliviar el sentimiento de soledad.

Además,en el 2010, se realizó un concierto exclusivo para perros en Sydney, en el festival Vivid Live organizado por el artista Loud Reed, se presentó un evento con sonidos de frecuencias solo audibles para perros.

En este evento se tituló “Música para perros” en la que su autora, Anderson, experimentó con sonidos de altas frecuencias inaudibles (fuera del umbral del oído humano) que disfrutaron los perros en este concierto. Únicamente duró unos 20 minutos, ya que el nivel de atención de estos animales no supera ese tiempo.

 
También se ha presentado una propuesta sumamente interesante para el mundo animal, la creación de la primera radio exclusivamente hecha para perros, llamada Radio Can. Se trata de un servicio ofrecido por ADIESVAL adiestramiento canino y corrección de conducta.

Surgió de la idea de servir de apoyo a tratamientos en varios problemas de conducta, como pueden ser la ansiedad por separación, miedos, entre otros y también como importante herramienta en la educación de los cachorros, así como entretenimiento para perros que se quedan solos en casa durante periodos más o menos largos.

Radio Can consiste en una serie de programas, en los que se reproducen una serie de sonidos de manera aleatoria por tiempo indefinido y seleccionado según las necesidades de la mascota.

Sin lugar a dudas, la música ejerce una influencia notable sobre los animales, aunque queda muchísimo por comprender y analizar. ¿Qué opinas tú al respecto? ¿Crees que los animales realmente reaccionan a la música o que se trata de un simple mecanismo natural sonoro de supervivencia?